Variedad en la alimentación

Variedad en la alimentación

Las últimas recomendaciones nutricionales de la Organización Mundial de la Salud indican que la fuente de las calorías totales ingeridas debería guardar, para ser una alimentación equilibrada, la siguiente proporción:

Los comedores escolares sí cuentan con la atención de un nutrólogo y procuran respetar estas proporciones, para ofrecer una alimentación equilibrada a nuestros hijos. Pero... ¿tú sabes qué proporción, entre grasas, carbohidratos y proteínas, guardan las calorías que ingieres al cabo del día? ¿Lo has calculado alguna vez? ¿Sabes si tomas las cantidades recomendadas de vitaminas y oligoelementos esenciales? Probablemente la respuesta a estas preguntas sea no. Para el ciudadano común es muy difícil intentar trasladar a su alimentación las diferentes recomendaciones nutricionales.

Entonces, ¿qué podemos hacer para asegurarnos una alimentación suficientemente equilibrada? La variedad. Variedad entre los diferentes grupos de alimentos (carne, pescado, fruta, verdura, lácteos, legumbres, cereales, etc) y, dentro de cada grupo, variedad en los diferentes alimentos que lo componen (carne de vacuno, carne de cerdo, carne de ave, pescado blanco, pescado azul, etc). La variedad es muy importante para asegurar dos cosas: una alimentación equilibrada y una alimentación atractiva (poco aburrida). Así que ha llegado el momento de introducir novedades en tu recetario habitual.

Eso sí, una alimentación variada no significa que sea también excesiva. Come de todo, pero con moderación.

Volver a índice de Método