Ser más activos, reducir el sedentarismo

Ser más activos, reducir el sedentarismo

No todo el ejercicio físico que hacemos al cabo del día es el que hacemos con las zapatillas de deportes puestas. No podemos despreciar el efecto de numerosas actividades cotidianas que, además, son más fáciles de integrar entre nuestros hábitos que la realización de una sesión de deporte. Si nos proponemos reducir el sedentarismo introduciendo progresivamente pequeños cambios en nuestras costumbres, podemos gastar 350 calorías más al día, que a veces es la diferencia que lleva al sobrepeso.

Para ello tenemos que expulsar de nosotros a la pereza y movernos:

En fin, dedica un rato a pensar qué puedes hacer para reducir tu sedentarismo.

Durante las primeras semanas o meses puede ayudarte un podómetro, pequeño y barato instrumento que, prendido a tu cinturón, cuenta los pasos que das durante el periodo que desees (normalmente un día). Conocer nuestra progresión para reducir el sedentarismo puede motivarnos mucho. En un extenso estudio realizado al respecto, llegaron a la conclusión que, sin dar ninguna instrucción, quienes utilizaron un podómetro aumentaron su actividad física en más de 2.000 pasos al día frente a los que no lo utilizaron. Eso equivale a caminar un kilómetro y medio, lo que no está nada mal sólo por usar un aparatito.

Volver a índice de Método