Los trastornos de conducta alimentaria se acentúan con la llegada del verano

La mayor exposición del cuerpo y el uso de ropa más ligera durante la época estival, llevan a una sobrevaloración de la imagen física y a la consiguiente necesidad de vernos delgados.

De esta forma, se incrementan un 25% las consultas por trastornos de la conducta alimentaria, como la anorexia, la bulimia y la ingesta compulsiva de alimentos, según datos ofrecidos por el Centro ABB, especializado en el tratamiento de este tipo de problemas. Sonia Ferrari, psicóloga de este centro, señala que además en esta época se incrementa la promoción de productos y métodos adelgazantes "milagrosos" y, en el caso de los estudiantes, se suma la presión por los exámenes finales.

Es importante que los padres o personas próximas conozcan los síntomas que pueden alertar sobre estos trastornos. Así, conviene detectar comportamientos como:

- Realizar dietas restrictivas de forma obsesiva - Abusar de los productos dietéticos - Contar en detalle las calorías de todo lo que    se come. - Desmenuzar los alimentos - Ayunar - Evitar las comidas en familia - Comer a escondidas y con ansiedad - Estar irritable después de darse un atracón - Observarse continuamente en el espejo - Pesarse con mucha frecuencia - Temas de conversación centrados en el cuerpo,    las dietas y la imagen. - Irritabilidad y mentiras recurrentes - Acudir habitualmente al baño después de comer

Ante la sospecha de que alguien padece un trastorno de la alimentación, es importante acudir a un profesional especializado, ya que es importante que sea tratado en una fase temprana posible del mismo.

Fuente: MedicinaTV, junio 2003

Más noticias sobre:

Volver