Cuál es el mejor desayuno

Aunque ya sabemos que la primera ingesta realizada tras las horas de sueño es muy importante, no siempre tenemos claro cómo debe ser un desayuno correcto, tanto en su cantidad como en su composición.

No desayunar o hacerlo insuficientemente es perjudicial para el organismo y negativo para el control de peso, pero también lo es desayunar en exceso o centrarse en cierto tipo de alimentos. Como explica Carlos Enrique Rodríguez, presidente de la Comisión de Nutrición y Metabolismo del ICOMEM, la ingesta de un exceso de hidratos de carbono complejos (como pan, cereales o bollería), y sobre todo

simples (zumos, azúcar, miel o mermelada), conlleva una excesiva secreción de insulina desde la mañana, lo que provocará posteriormente un "efecto rebote" de hambre intensa muy similar a lo que ocurre cuando no se desayuna.

Un desayuno adecuado debe representar entre el 20 y el 30 por ciento del aporte calórico diario, más o menos entre 400 y 600 calorías para una dieta de 2.000 calorías. En cuanto a su composición de Hidratos-Grasas-Proteínas, varía en función de la edad:

Siempre son preferibles los hidratos de carbono complejos frente a los simples y los productos integrales sobre los refinados.

Fuente: OndaSalud, octubre 2003

Más noticias sobre:

Volver