Muchas alteraciones del comportamiento alimentario tienen su origen en la adolescencia

Entre el 15 y el 20% de los jóvenes comprendidos en la banda de edades que va de 14 a 20 años, muestra una "preocupación excesiva y anormal" por adelgazar, resultando ser por ello población de riesgo para la anorexia o la bulimia.

Según el Dr. López Siguero, especialista en Endocrinología Pediátrica del Hospital Materno Infantil de Málaga, en los últimos años se ha producido un "notable incremento de las conductas de riesgo" en adolescentes y adultos jóvenes, que pueden provocar una "alteración en su comportamiento alimentario". Para evitar que se establezcan y agraven estos comportamientos, es importante que la familia sea capaz de detectar sus primeras manifestaciones y avisar inmediatamente al médico de cabecera.

No sólo la anorexia y la bulimia, sino también los problemas de sobrepeso en general pueden depender de que la educación familiar sea la adecuada desde el principio, de modo que la conducta alimentaria del niño esté fijada por una alimentación sana y equilibrada. No se debe perder de vista ese 20% de niños españoles menores de 14 años que padece obesidad, porcentaje que no ha cesado de crecer en los últimos años.

Según el Dr. Siguero, el origen de este problema se encuentra en el sedentarismo de las nuevas actividades de ocio de niños y jóvenes, como la televisión o los juegos de ordenador, unido a la proliferación de la comida rápida y alimentos calóricos. Las conductas alimentarias de adolescentes y jóvenes pueden desembocar en problemas de salud de difícil solución ya a los 30 años.

Fuente: MedicinaTV, Octubre 2003

Más noticias sobre:

Volver