La obesidad que viene

En Estados Unidos, la obesidad pronto superará al tabaco y será la primera causa de muerte evitable. Esta tendencia viene hacia España y otros países europeos, pero podemos luchar contra ella.

En Estados Unidos, la obesidad y el sedentarismo provocan cada año 400.000 muertes evitables, según las estimaciones más conservadoras. Ya están en esto justo detrás del tabaco, pero pronto le sobrepasarán. El problema para nosotros es que esta tendencia está llegando a Europa, y la cifra de obesos en países como Francia, Alemania, Gran Bretaña y la misma España crece sin parar, en una tendencia que parece inevitable.

Sin embargo, nuestra situación todavía es favorable debido a nuestro estilo de vida mediterráneo, y comemos mucho mejor que el norteamericano medio. Pero es un tesoro que debemos conservar y potenciar. Los principales consejos de los especialistas para hacer frente a esta epidemia de obesidad que viene, son los siguientes:

Comer menos carne roja y más pescado.

Aumentar el consumo de verduras, legumbres y cereales integrales.

Sustituir los dulces, bollería y refrescos por fruta y zumos.

No abusar de comida rápida y precocinados.

Reducir las comidas fuera de casa.

Evitar el sedentarismo con algo de deporte o actividad física.

Por lo que respecta a los niños, son los más indefensos ante los cambios que se están produciendo, y debemos por tanto dedicarles la mayor atención. Es muy importante que desayunen en casa, y que lo hagan de forma copiosa y correcta. Si se lo saltan o se limitan a un vaso de leche, el hambre de media mañana hará que tomen en el recreo productos poco nutritivos y engordantes, con perjuicio para el sobrepeso y el crecimiento. En Francia, por ejemplo, se están planteando sustituir en los colegios las máquinas de dulces por expendedoras de manzanas. Otro punto muy importante para ellos es luchar contra el sedentarismo (se suelen pasar, de media, más de tres horas al día delante de la televisión, el videojuego o el ordenador), y fomentar en ellos el deporte y las actividades físicas. Hay que ir probando hasta encontrar lo que más les gusta.

Fuente: El Mundo, abril 2004

Más noticias sobre:

Volver