Nuevas noticias a favor de los alimentos integrales

Un reciente estudio revela importantes beneficios para la salud de una dieta hipoglucémica, respecto de otra con el mismo resultado en pérdida de peso pero basada en la restricción de grasas, y rica, por tanto, en todo tipo de hidratos.

Una dieta hipoglucémica está basada en la ingesta de carbohidratos con un bajo índice glucémico, que son aquellos carbohidratos que se absorben lentamente en el intestino delgado y mantienen más estable el nivel de azúcar en la sangre. Por ejemplo, la avena no procesada o el pan y arroz integrales. Por el contrario, los hidratos con alto índice glucémico (como la avena instantánea, o el pan y arroz blancos), se transforman rápidamente en glucosa y producen grandes oscilaciones en el nivel de azúcar en la sangre.

En un reciente estudio de la Universidad de Minnesota, publicado en Journal of the American Medical Association, se compararon los resultados de una dieta hipoglucémica (rica, por tanto, en cereales integrales) con otra de restricción de grasas. No se trataba de ver cuál de ellas producía una mayor pérdida de peso (en ambas se forzó el conseguir una reducción del diez por ciento), sino en comparar los resultados para la salud.

De forma contundente, la dieta hipoglucémica logró mejores resultados a la hora de prevenir enfermedades cardiacas y diabetes. Los que la siguieron produjeron menos insulina y mejoraron su presión arterial y el nivel de grasas en la sangre. Además, su tasa metabólica en reposo se redujo menos que los que siguieron una dieta baja en grasas, lo que supone que consumían más calorías en reposo y adelgazaban, por tanto, con más facilidad. De hecho, se quejaron menos de sensación de hambre durante la dieta.

Esto confirma los resultados de otros estudios anteriores y abona las creencias populares de que lo integral es más sano. Lo es y, al parecer, permite también adelgazar con más facilidad.

Fuente: Compumedicina, diciembre 2004

Más noticias sobre:

Volver