La investigación no es la panacea:
la solución a la obesidad casi siempre está en nosotros

La investigación no es la panacea: la solución a la obesidad casi siempre está en nosotros

Aunque son constantes los avances en el tema de la obesidad, las soluciones fáciles no existen. Nuestro esfuerzo y motivación es, de momento, lo único realmente eficaz para vencerla.

El Dr. Federico J. Casimiro-Soriguer, Jefe del Servicio de Endocrinología del Hospital Carlos Haya de Málaga, ha recibido el VIII Premio Fundación Uriach de Ciencias de la Salud. A pesar de ser un conocido investigador en el campo de la obesidad, se muestra escéptico sobre los resultados prácticos a corto plazo en este terreno. Dice, con una honestidad que le honra, que seguimos siendo muy ignorantes en el tema.

Casimiro-Soriguer opina que el cúmulo de investigaciones sobre obesidad que se está produciendo en la actualidad, no se ha traducido en un mejor conocimiento de cómo atajar el problema. Respecto a la cirugía bariátrica, cree que debe restringirse a algunos casos extremos de obesidad mórbida que escapan a todo tratamiento y ponen en riesgo la vida del paciente.

En cuanto a los tratamientos farmacológicos, hoy día existen dos anorexígenos que, aunque funcionan, tienen ciertos inconvenientes que hacen que no sean, en general, una solución adecuada al problema de la obesidad.

La importancia del problema ha favorecido el surgimiento de muchas clínicas que con frecuencia no cumplen los requisitos deontológicos, ni son idóneas desde un punto de vista científico y técnico. Incluso, a veces ofrecen tratamientos farmacológicos en los que el riesgo supera al posible beneficio.

Este prestigioso doctor termina concluyendo que la solución más razonable es la dieta y el ejercicio, mediante un cambio cultural que suponga aprender a comer mejor, reduciendo la ingesta de calorías de forma permanente.

Fuente: Azprensa, enero 2005

Más noticias sobre:

Volver