Es más importante la cantidad que la dieta

Lo realmente importante para adelgazar no es la dieta concreta que se siga (Atkins, Zona,...), sino las cantidades que se ingieren. Las distintas dietas ofrecen a medio plazo un resultado muy parecido, pero a veces son difíciles de seguir, si comemos fuera, o incompatibles con los gustos de otras personas con las que convivimos, obligándonos a realizar platos especiales. Y además, nos pueden llegar a cansar. Comer de todo, pero menos, parece ser el camino más fácil, e igual de efectivo. Y si además es dieta mediterránea, mejor para nuestra salud.

Valentí Fuster, director del Instituto de Cardiología del Hospital Mount Sinai de Nueva York y asesor científico del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, es uno de los mayores expertos mundiales en investigación cardiovascular. En un curso impartido recientemente en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo presentó un estudio sobre la eficacia de cuatro dietas diferentes, con estrategias distintas (unas restringen los hidratos, otras las grasas,...), y concluyó que todas tienen prácticamente los mismos resultados.

Este reconocido experto, tras resaltar el enorme impacto de la obesidad en nuestra salud, recomendó comer de todo, pero menos cantidad. Y preferiblemente, siguiendo la llamada dieta mediterránea: muchas frutas y verduras, aceite de oliva, pescado y algo de alcohol, evitando un exceso de grasas y azúcares. "Se pierde peso comiendo menos, es así de sencillo", concluyó Fuster a modo de resumen.

Por nuestra parte, debemos añadir que Fuster no es el único que recomienda este camino, ya que los más prestigiosos expertos en nutrición opinan lo mismo: comer de todo, pero menos cantidad, parece ser el consejo unánime para adelgazar. Pero además hay otros factores a tener en cuenta que juegan en contra de las dietas específicas, como es el riesgo de problemas carenciales, al faltarnos algunas vitaminas, minerales u otros componentes básicos que pueden encontrarse principalmente en alimentos prohibidos en ciertas dietas.

Para finalizar, y con una visión más práctica del tema, seguir dietas específicas puede ser un problema cuando comemos fuera, en restaurantes o en casa de algún amigo o familiar, ya que no van a hacernos una comida especial para nosotros. Y si comemos en casa pero vivimos con otras personas, estaremos obligados a hacernos comidas distintas, con lo que supone de tiempo, molestias y trabajo extra. Además, podemos llegar a cansarnos al tener unas opciones alimenticias mucho más restringidas.

Fuente: Castilla La Mancha Innovación, julio 2005 y elaboración propia

Más noticias sobre:

Volver