Polémica en torno al tratamiento del catedrático Meléndez-Hevia

El Catedrático de la Universidad de La Laguna ha desarrollado un método para adelgazar (entre otras aplicaciones) que tiene, aparentemente, magníficos resultados. Pero está envuelto en la polémica y es cuestionado, entre otros, por la Dirección General de Farmacia y la Sociedad Española de Medicina Estética.

Enrique Meléndez-Hevia, bioquímico y catedrático de la Universidad de La Laguna, ha adquirido notoriedad pública por su tratamiento de diversos problemas de salud, entre otros la obesidad. Su ensayo clínico con humanos ha pasado, en los últimos 15 meses, de 700 a 7.000 personas.

Sus detractores le acusan de diversas irregularidades y de un comportamiento anticientífico. Comenzó las investigaciones dentro de su departamento de la Universidad de La Laguna, pero en el año 2.004 la mencionada universidad denunció el proyecto, por no ajustarse a las prácticas éticas del centro, y el catedrático debió cambiar la sede de sus experimentos. Por otra parte, es acusado de realizar ensayos clínicos con personas antes de pasar las dos fases previas necesarias: pruebas de laboratorio y con animales.

Recientemente, ha sido denunciado ante el Ministerio de Sanidad por la SEME (Sociedad Española de Medicina Estética), por mala praxis profesional y por emplear un producto ilegal en nuestro país, del cual no se conoce la composición. Esta sociedad pide al Ministerio que tome las medidas necesarias para controlar su actividad.

Pero el catedrático se defiende. Asegura que su producto no es un medicamento sino un alimento, por lo que no debe seguir los mismos trámites que aquellos. Además, afirma que es un producto cuya composición conocen, tanto la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias como el Ministerio de Sanidad, y que ambos han constatado que es perfectamente legal. La razón de no dar a conocer la composición es el miedo al plagio, pero en cuanto esté registrado en Estados Unidos, lo hará. Está tramitando el nombre comercial y la patente, y espera tener en breve ambas cuestiones resueltas.

Su producto, unido a una dieta, está obteniendo muy buenos resultados en el tratamiento de diversas dolencias, y entre otras, la obesidad y la diabetes, siempre según Meléndez-Hevia. Afirma que muchas personas han logrado adelgazar, y otras han resuelto sus problemas de diabetes, hasta el punto de no necesitar insulina. Y todo eso, sin tener constancia de ningún efecto secundario. Los famosos polvos, llamados provisionalmente Factor 1 y Factor 2, cuestan unos 50 euros por bote cada uno, con una duración estimada de dos meses.

Por todo lo anterior, parece que lo más prudente es esperar a que Meléndez-Hevia termine los trámites en curso e informe de la composición. Después, la Administración y el colectivo médico y científico deben dar su veredicto, y sólo entonces podrán los pacientes decantarse o no por el tratamiento con conocimiento de causa.

Fuente: La Opinión de Tenerife y SEME, 2005

Más noticias sobre:

Volver