Unas grasas engordan más que otras

A pesar de que todas las grasas tienen aproximadamente las mismas calorías, un reciente estudio realizado en la Universidad de Navarra indica que no engordan igual, ni tienen el mismo efecto sobre la salud. Los ácidos grasos poliinsaturados parecen ser mucho más recomendables.

Patricia Pérez Matute, investigadora del departamento de Fisiología y Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Navarra, ha realizado un trabajo de investigación que ha sido premiado por la Real Academia de Doctores de España. En él se estudia la importancia del tipo de grasa consumido y su efecto sobre la obesidad.

Las conclusiones han sido sorprendentes. Al parecer, no todas las grasas producen la misma obesidad, a pesar de tener sensiblemente las mismas calorías. Las grasas saturadas (bollos, embutidos,...) originan obesidad, tal y como ya sabíamos, pues son muy calóricas. Pero las poliinsaturadas de la familia de los Omega-3 (presentes, por ejemplo, en los pescados azules, como el salmón, el atún y la sardina) parecen prevenir dicha obesidad. Además, mejoran la resistencia insulínica.

El mecanismo mediante el que se produce este efecto positivo de las mencionadas grasas parece tener que ver con la producción de una hormona, la leptina (ver artículo"La leptina, una esperanza para tratar la obesidad"). Esta hormona está implicada en el control del peso corporal, y su producción viene condicionada, en gran parte, por el tipo de grasa que se ingiere. El estudio se apoyó en el análisis de los resultados de la administración de un ácido graso Omega-3 a ratas de laboratorio.

No obstante la importancia de estos resultados la mencionada doctora advierte que son necesarios estudios más amplios en humanos, entre otras cosas para descartar posibles efectos secundarios.

Fuente: MedicinaTV, 2006

Más noticias sobre:

Volver