Más argumentos contra la comida rápida

Un estudio aporta nuevos argumentos contra la comida rápida, ya que nuevamente ha encontrado una relación directa entre ella y el aumento de obesidad.

El estudio, realizado en el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, y dirigido por el catedrático Miguel Ángel Martínez González, ha sido publicado en la revista más prestigiosa en el campo de la nutrición, "American Journal of Clinical Nutrition". Se llevó a cabo sobre 7.000 varones y mujeres de mediana edad y contempló factores como la ingesta diaria de calorías, el consumo de alcohol, la actividad física, el tabaquismo y otros.

La conclusión más importante a que ha llegado es que existe una relación directa entre la llamada "comida rápida" (refrescos, hamburguesas, pizzas, salchichas,...) y la obesidad. Además, la ingesta de estos productos supone la ausencia en la dieta de otros mucho más sanos, como pescado, fruta, cereales, verduras y lácteos.

Tan estrecha ha resultado esta relación que el estudio considera a la comida rápida como un factor responsable de la epidemia de obesidad que amenaza gravemente la salud de los ciudadanos de España y Europa, y que comenzó en Estados Unidos. Porque esta dieta no sólo aporta más calorías que la mediterránea, a la que está desplazando en nuestro país, sino que también es de peor calidad: exceso de grasas saturadas, falta de fibra y abundancia de ciertos azúcares (en los refrescos) que favorecen la acumulación de grasa.

Por el bien de nuestro peso y nuestra salud, tenemos que intentar, cada uno de nosotros, mantener la dieta mediterránea y huir de las costumbres alimenticias importadas. Y, además, convencer a los que nos rodean (especialmente a nuestros hijos, los más desprotegidos) para que sigan el mismo camino.

Fuente: Fundación Eroski, febrero 2006

Más noticias sobre:

Volver