Poca información a la hora de comprar productos adelgazantes

La información que nos dan los establecimientos que expenden productos adelgazantes es muy deficiente. Ante esto, lamentablemente, es necesario que nos informemos por nuestra cuenta de fuentes fiables y que seamos muy escépticos ante las propiedades del producto que indica el fabricante.

Sin entrar en el tema, difícil y polémico, de la eficiencia real de estos productos adelgazantes (o quizá sería mejor decir supuestamente adelgazantes), algo fundamental a la hora de adquirirlos es la información que nos da el establecimiento que los proporciona.

Esta información debería ser suficiente, veraz y enfocada sobre todo a garantizar la salud del usuario o paciente. Lamentablemente, parece que no es así.

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha realizado recientemente un estudio al respecto. Visitaron 130 establecimientos que expenden productos adelgazantes, en 11 ciudades españolas, y en ellos encontraron 67 artículos diferentes para adelgazar. Solamente en uno de los 77 comercios en que se compraron productos se informó correctamente sobre la dosis, tiempo de tratamiento, contraindicaciones o posibles interacciones con medicamentos.

También es grave constatar que solamente en el 11 % de los establecimientos consultados preguntaran si se había acudido al médico previamente. Sin embargo, parece evidente que el control médico durante un tratamiento para adelgazar es fundamental para garantizar la salud del paciente.

Resulta decepcionante comprobar que el examen que realizó la OCU lo suspendieron tanto los establecimientos no sanitarios (parafarmacias, herbolarios y tiendas de dietética, con un 47 % de suspensos), como las farmacias (42 %). Aunque el porcentaje es algo menor en el segundo caso, la omisión es menos disculpable, pues consideramos que en ellos es mayor la obligación de velar por la salud del paciente.

Para terminar, y aunque no es el tema de este artículo, no podemos eludir recordar al lector que, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, no hay base científica en la que apoyar las supuestas propiedades adelgazantes de muchos de estos productos.

Fuente: El Mundo, 2006

Más noticias sobre:

Volver