Para la obesidad mórbida, el by-pass mejor que la banda gástrica

Un reciente estudio sobre las dos modalidades quirúrgicas más utilizadas para combatir la obesidad mórbida parece concluyente: el by-pass, aunque es en principio más agresivo para el paciente, da a la larga mejores resultados, menos problemas, y parece más aconsejable.

La investigación, realizada por la Universidad Estatal de Nueva York y publicada en la revista "Archives of Surgery", se realizó sobre 106 pacientes de un mismo hospital.

De ellos, 60 se sometieron a la intervención de banda gástrica y 46 al by-pass. Hay que resaltar que todos ellos padecían obesidad mórbida extrema, con un peso superior a 2,25 veces el ideal para su talla.

El by-pass gástrico laparoscópico de "Roux-en-y" consiste en realizar una división del estómago, de forma que se reduzca su capacidad. A continuación, se conecta a la parte inferior del intestino delgado, "saltándose" así parte de dicho intestino y limitando por tanto su capacidad de absorción de nutrientes.

La cirugía de banda gástrica, también laparoscópica, consiste en la fijación de una banda ajustable en el estómago, dividiéndolo en dos y reduciendo su volumen efectivo. No se realiza ninguna intervención que afecte al intestino delgado, que es donde se realiza la mayor parte de la absorción de sustancias nutritivas por el organismo.

Los resultados indicaron que los pacientes de banda gástrica sufrieron una intervención más sencilla y de menor duración, y que requirieron menos días de ingreso hospitalario tras ella. Sin embargo, el 78 % de ellos tuvieron complicaciones antes de un mes (deshidratación, vómitos,...), frente a sólo un 28 % de los que se sometieron al by-pass. Incluso, los de banda gástrica sufrieron más operaciones secundarias.

Además, los que optaron por el by-pass obtuvieron una mayor pérdida de peso y una superior reducción de enfermedades asociadas a la obesidad. La satisfacción global tras la operación fue sustancialmente mayor en los pacientes de by-pass (80 % muy satisfechos) que en los de banda gástrica (46 % muy satisfechos), y este porcentaje, en cierto modo, lo resume todo.

Aunque este estudio parece muy concluyente, es el criterio médico, aplicado a cada caso concreto, el que debe decidirnos por uno u otro procedimiento. Siempre, por supuesto, que seamos candidatos a la cirugía por haber fracasado otros métodos (dieta, ejercicio y medicación, fundamentalmente) y sufrir una obesidad extrema.

Fuente: El Médico Interactivo, 2006

Más noticias sobre:

Volver