La importancia de aceptarse

Las mujeres que aceptan su propio cuerpo tienen, en general, una alimentación más sana. Contrariamente a lo que parecería más lógico, las que están más insatisfechas con su físico tienden a alimentarse peor. Posiblemente tenga que ver con que estas últimas dan a la comida ciertos aspectos emocionales inadecuados.

El estudio, presentado en un congreso de la Asociación de Psicología de Estados Unidos y realizado en la Universidad Estatal de Ohio sobre 597 mujeres, indica que existe una significativa correlación entre la aceptación de su propio cuerpo (con independencia de su forma y peso) y una alimentación saludable. Además, otras investigaciones, igualmente presentadas en el mismo congreso, defienden la misma tesis.

Este resultado parece a primera vista poco lógico, pues las mujeres insatisfechas con su cuerpo deberían cuidar más su alimentación, y no menos. Tracy Tylca, coautora del estudio y profesora de la mencionada universidad, indica que "es necesario valorar primero tu cuerpo para adoptar mejores hábitos alimenticios".

Tal vez la clave esté en que las mujeres que valoran menos su cuerpo rodean la comida de ciertos aspectos emocionales que les hacen comer por razones diferentes del hambre: ansiedad, estrés... Podríamos decir que son "comedoras emocionales". Por el contrario, las que tienen una mayor autoestima corporal comen de una forma más intuitiva, movidas sólo por el hambre. Y eso es bueno.

Fuente: El Mundo, 2006

Más noticias sobre:

Volver