Comemos poca fruta

Los expertos recomiendan un mínimo de dos raciones diarias de fruta para evitar enfermedades importantes (problemas circulatorios, cáncer,...) y, especialmente, la obesidad. Pero sólo un 57 % de la población española consume dicha cantidad. Debemos cambiar esta costumbre, por razones de salud y de peso.

También son preocupantes algunos otros datos de un reciente estudio, como el hecho de que cuanto más joven es la población, menos fruta consume: mientras el 73,5 % de los adultos consumen la cantidad mínima recomendada, sólo el 43 % de los jóvenes lo hace. Y también la mala costumbre de no tomar fruta en el desayuno, en contra de los consejos de los expertos en nutrición.

La razón esgrimida para no tomar fruta es por no pelarla (42 %), el ser un producto perecedero (26 %) y falta de tiempo (21 %). En el caso de los niños es peor todavía, pues añaden a lo anterior que no les gusta y prefieren otros postres.

En cuanto a las frutas predilectas, son el melocotón, la manzana, el melón, la sandía el plátano y la naranja. Y por lo que respecta a la forma, lo más extendido es, por orden de preferencia, la fruta fresca (lo más recomendable), el zumo y el yogur.

¿Qué podemos hacer para aumentar este consumo? La clave puede estar en ir cambiando las costumbres poco a poco. Mientras tengamos a nuestra disposición postres más apetitosos, es fácil que evitemos la fruta. Podemos proponernos, para nosotros mismos y sobre todo para nuestros hijos, tomar otro postre (en cantidad menor a la habitual), siempre que tomemos también fruta.

También sería muy conveniente dejar siempre fruta a la vista y vigilar su aspecto, pues si comienza a deteriorarse se hará menos apetitosa. A los niños, podemos empezar a pelarles la fruta y, cuando se hayan habituado más a ella, pedirles que lo hagan ellos. También, elegir fruta fácil de pelar y que no manche, como el plátano. Poco a poco, iremos incorporándola a nuestra dieta, sobre todo si vamos eliminando otros postres alternativos del carro de la compra.

Fuente: Saludalia Interactiva, 2006 y elaboración propia.

Más noticias sobre:

Volver