¿Videojuegos para adelgazar?

Hasta ahora se consideraba a los videojuegos como un factor de sedentarismo y, por tanto, favorecedores del sobrepeso. Sin embargo, las nuevas consolas permiten ciertos juegos en los que debes moverte. Y entonces pueden convertirse en aliadas para fomentar el ejercicio de una forma espontánea y divertida.

La Wii de Nintendo, que apareció a finales de 2006, tiene una posibilidad de funcionamiento en la que el jugador debe reproducir de una forma real los movimientos del personaje del videojuego.

Por ejemplo, si éste es de tenis, deberá usar el mando como una raqueta si quiere ganar. Y si es de boxeo, tendrá que reproducir los golpes y fintas de Rocky para vencer a su adversario, pero sin correr el riesgo de que le hinchen un ojo. Con la PlayStation 3 puede jugarse de forma similar.

Las autoridades del Estado de West Virginia (Estados Unidos) han decidido utilizar este sistema para luchar contra la epidemia de sobrepeso infantil de sus escolares, que se cuentan entre los más obesos del país. A los niños, especialmente a los más gruesos, es frecuente que no les guste el deporte y la gimnasia tradicionales. Pero los videojuegos es otra cosa, y tienen una amplísima aceptación.

En West Virginia han realizado un estudio preliminar con 50 niños de entre 7 y 12 años con sobrepeso. Los resultados han sido esperanzadores, hasta el punto de que están pensando en implantar el sistema en todo el Estado. Quieren instalar una máquina de baile en cada escuela de su jurisdicción. De esta forma, según Emily Murphy, una de las responsables del estudio, esperan que los niños se mantengan más activos después de clase.

Este procedimiento, por supuesto, también puede ser aplicable a personas adultas. Y podría resultar especialmente ventajoso para aquellos a los que la gimnasia tradicional les resulta aburrida. Con un videojuego harían ejercicio "sin darse cuenta" y, además, divirtiéndose. Bienvenidas sean las consolas, si nos ayudan a adelgazar y mantenernos en forma.

Fuente: Diario El País y elaboración propia

Más noticias sobre:

Volver