Dietas de adelgazamiento (III):
la dieta mediterránea

Dietas de adelgazamiento (III): la dieta mediterránea

La dieta mediterránea está ganando popularidad por su gran beneficio para la salud, ser sostenible a largo plazo, rica, variada y fácil de preparar. En cuanto a utilizarla para reducir peso, aunque es algo que está menos estudiado, también parece adecuada.

Esta dieta, basada en la tradición alimentaria de los países mediterráneos, permite comer de todo (grasas, hidratos y proteínas) pero teniendo en cuenta la calidad de cada alimento. Por ejemplo, las grasas (en torno al 40% del total de calorías) deben tener un alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados, como el aceite de oliva.

Además de grasas de calidad, esta dieta incluye el consumo abundante de frutas, verduras, legumbres, pescado, cereales integrales y una cantidad moderada de alcohol. Con estos ingredientes puede verse que la tarea de confeccionar menús es mucho más fácil que con los otros dos tipos de dieta que hemos estudiado con anterioridad. Y esto es algo fundamental, sobre todo cuando, en un hogar, unas personas siguen dieta y otras no.

Por lo que se refiere a su capacidad para rebajar el peso, aunque los estudios no son muy concluyentes, sí hay algunos que ratifican que se consiguen con ella mejores resultados que con dietas hipograsas o hipocalóricas. Y, sobre todo, es más sostenible a largo plazo, lo cual es muy importante.

En líneas generales, los mayores expertos en temas de nutrición aconsejan, para adelgazar, comer de todo pero menos cantidad. Y la dieta mediterránea se presta como ninguna otra para ello, porque no restringe ni grasas, ni hidratos ni proteínas.

Al igual que vimos al estudiar las dietas de restricción de hidratos, y dado que en la dieta mediterránea se consumen éstos en gran cantidad, conviene procurar que sean mayoritariamente de bajo índice glucémico. Esto favorecerá una mayor reducción de peso.

En lo que los estudios sí son más terminantes es a la hora de confirmar sus grandes beneficios para la salud. La dieta mediterránea mejora los factores de riesgo cardiovascular y previene contra el cáncer. Por ello proporciona más longevidad y calidad de vida.

Fuente: Intramed y elaboración propia

Más noticias sobre:

Volver