Actualmente los medicamentos para adelgazar no son la panacea, sino sólo una pequeña ayuda

Las grandes esperanzas que despertaron los medicamentos para adelgazar se han visto, en gran medida, frustradas: ayudan, pero no hacen milagros, sobre todo a largo plazo. La dieta, el ejercicio y la fuerza de voluntad siguen siendo insustituibles.

Aunque la investigación sobre medicamentos para adelgazar ha avanzado mucho estos últimos años, los resultados reales no han sido los esperados. Los principales fármacos que están o estarán en poco tiempo en las farmacias son:

Por su parte, un reciente metaanálisis (basado en 30 estudios con casi 20.000 pacientes durante uno a cuatro años) realizado por las universidades de Alberta y Calgary (en Canadá) y la Facultad Arthur Sá Earp Neto (en Río de Janeiro, Brasil), publicado en la revista British Medical Journal, considera tan modestos los resultados como para plantearse si compensa sufrir los posibles efectos secundarios de estos medicamentos.

Evaluó los resultados de Orlistat (reducción media de 2,9 kilos), Sibutramina (4,2 kilos) y Rimonabant (4,7 kilos) y consideró estas reducciones modestas, comparadas con sus efectos secundarios. Como es lógico a la vista de estas cifras, la mayoría de los pacientes siguieron sufriendo obesidad o sobrepeso. Además, el estudio estima que siguen sin conocerse los efectos últimos sobre el riesgo cardiovascular y la mortalidad.

Sin embargo, los investigadores apuntaron evidencias crecientes de que pequeñas reducciones de peso tienen un efecto muy beneficioso en la salud del paciente, sobre todo por disminuir las posibilidades de desarrollar diabetes tipo 2.

Fuente: Diario Público, nov 2007 y ene 2008

Más noticias sobre:

Volver