Pon unas pesas en tu vida

Aunque siempre se ha considerado que los ejercicios aeróbicos son los adecuados para bajar de peso, un reciente trabajo prueba que el ejercicio de musculación reduce las grasas, al ser disueltas por la proteína que se libera al desarrollar la musculatura.

En el ejercicio de resistencia (correr, andar, nadar, montar en bicicleta...) se utilizan las fibras musculares de tipo I, de contracción lenta pero gran resistencia. Por el contrario, los ejercicios de musculación desarrollan las fibras musculares tipo IIb, de contracción rápida y potente aunque escasa duración.

Investigadores de la Universidad de Boston (Estados Unidos), dirigidos por Kenneth Walsh, han publicado en Cell Metabolism un trabajo que aclara la razón por la que el desarrollo de los músculos del tipo IIb reduce la cantidad de grasa corporal y mejora las cifras metabólicas. Gracias a ello se reducen los riesgos circulatorios y también los derivados de cifras inadecuadas de glucosa e insulina.

Esta reducción de grasa se produce porque el desarrollo de las fibras musculares del tipo IIb requiere aumentar en el organismo la cantidad de proteína Akt1. Pero esta proteína, además de favorecer el desarrollo de estos músculos, disuelve parte de la grasa corporal.

La prueba de lo anterior la lograron creando ratones transgénicos en los que podían activar o inhibir el gen que codifica la mencionada proteína. Cuando lo activaron a una muestra de ratones, éstos aumentaron la producción de Akt1 y desarrollaron masa muscular, a la vez que redujeron su cantidad de grasa y mejoraron sus cifras metabólicas. Y esto, a pesar de ser alimentados con una dieta hipercalórica.

Cuando inhibieron en ellos el mismo gen se redujo la cantidad de Akt1 en su cuerpo y disminuyó su musculatura, a la vez que engordaban de forma preocupante al ser alimentados con la misma dieta hipercalórica. Sus cifras metabólicas empeoraron en consecuencia.

Esto no significa que para luchar contra la obesidad debamos limitarnos ahora a ejercicios de musculación. Según los expertos, lo ideal es compaginar ambos tipos de ejercicios, de musculación y de resistencia, a la vez que se mantiene una dieta sana y equilibrada. Y siempre bajo supervisión médica.

Fuente: Diario El Mundo

Más noticias sobre:

Volver