Una reducción de peso, aunque sea pequeña, disminuye la hipertensión

Adelgazar cuatro kilos supone reducir la tensión 6 mm Hg. La reducción es más eficaz si se consigue mediante dieta que con medicamentos.

La hipertensión, como es bien sabido, es uno de los principales factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular. Y hasta tal punto es así que una reducción de la presión sanguínea supone un aumento de la esperanza de vida y de las expectativas de calidad de vida.

Un estudio reciente de la Universidad Médica de Graz, publicado en "Archives of Internal Medicine", basado en 48 artículos que estudiaban los tratamientos de adelgazar en hipertensos, es concluyente: adelgazar cuatro kilos (un objetivo alcanzable con un esfuerzo muy razonable) reduce la tensión sanguínea diastólica en 6 mm. de mercurio.

Otra conclusión interesante es que la bajada de tensión es menos importante si se consigue mediante medicamentos que con una dieta. Los ya mencionados 6 mm., conseguidos mediante dieta, se quedan en 2,5 si se reducen esos mismos 4 kg. con Orlistat.

Este estudio confirma algo que ya era de dominio público: adelgazar, aparte de las ventajas estéticas y de otro tipo, mejora en gran medida nuestra salud. Y eso hace, con mayor motivo, que merezca la pena el esfuerzo.

Fuente: El Médico Interactivo, marzo 2008

Más noticias sobre:

Volver