Los alimentos para adelgazar deberán demostrarlo

El pasado mes de mayo el gobierno aprobó una norma que obligará a todos aquellos productos que se anuncien como adelgazantes (bajos en calorías, saciantes,...) a demostrar científicamente sus propiedades.

La ley obligaba, hasta ahora, a demostrar sus propiedades a aquellos productos que alegaran en su publicidad propiedades saludables, por ejemplo determinadas grasas que podrían ayudar a evitar problemas circulatorios, pero los productos adelgazantes no encajaban con claridad en esta categoría. Ahora quedan regulados, en aplicación de una norma europea del pasado año que obligaba a ello.

De esta forma, a partir de ahora, aquellas empresas que aleguen en su publicidad que su producto es adelgazante, saciante, bajo en calorías o mensajes similares, deberán demostrarlo antes ante la Agencia de Seguridad Alimentaria Europea. El objetivo es garantizar una información más correcta al consumidor.

Otro aspecto a tener en cuenta es que, además, toda aquella información que se dé sobre el producto (sus propiedades saludables, la forma en que consiguen sus efectos saciantes, etc.), deberá ser correctamente entendida por el consumidor medio. De esta forma se evitarán descripciones que no se entienden pero consiguen su objetivo de convencer porque dan la sensación de ser científicas sin serlo.

También es importante recalcar que se renueva la prohibición de anunciar el ritmo o la magnitud de la pérdida de peso que puede conseguirse con determinado producto, pues puede fomentar las conductas nutricionales inadecuadas, como la anorexia. Además, este ritmo de pérdida de peso puede variar enormemente con multitud de factores (características de la persona que se somete a dieta, realización o no de ejercicio, etc.) y, por último, su importancia es mucho menor que lo que la gente cree.

Bienvenida sea, pues, esta norma, en la medida en que aumente las garantías para los consumidores y evite determinados comportamientos fraudulentos de algunos fabricantes que piensan más en sus beneficios que en la economía y, sobre todo, la salud de sus clientes.

Fuente: elaboración propia

Más noticias sobre:

Volver