Un fármaco experimental (SRT1720) adelgaza al aumentar el metabolismo y quemar más grasas

Actúa sobre la proteína SIRT-1, que envía al organismo el mensaje de que le falta energía y le hace consumir más grasas. Sólo se ha probado en ratones y son necesarias más investigaciones, pero podría ser una importante herramienta farmacológica para el futuro.

Un equipo internacional de científicos coordinados desde el Centro Nacional de Investigación Científica (Francia), el Instituto Nacional de la Sanidad y la Investigación Médica (Francia) y la Escuela Politécnica Federal de Lausana (Suiza) ha desarrollado un interesante trabajo publicado en "Cell Metabolism". Estos estudios se han plasmado en la fabricación, por parte de la compañía Sirtris Pharmaceuticals, de un fármaco experimental para adelgazar.

El trabajo tuvo su origen en la investigación de las propiedades del resveratrol, un componente del vino tinto que actúa sobre la proteína SIRT1, si bien tiene otros efectos, por lo que las investigaciones sobre dicho componente han llevado con frecuencia a la polémica. El equipo de investigadores llegó a la conclusión de que el 80% de los efectos metabólicos del resveratrol podían ser achacados a la activación de la proteína SIRT1.

Como consecuencia de las investigaciones mencionadas, desarrollaron un fármaco, el SRT1720, que actúa directamente sobre la mencionada proteína, con lo que se puede activar la SIRT1 y lograr sus efectos beneficiosos evitando otras posibles consecuencias indeseadas del resveratrol en forma de efectos secundarios perjudiciales.

Pero, ¿qué efectos tiene la proteína SIRT1 en el organismo? Su función, o al menos una de sus funciones, es algo así como avisar al organismo de que está falto de energía, con lo que el cuerpo se pone a funcionar con un mayor consumo de ésta. Si se estimula la SIRT1 de forma artificial, se consigue "engañar" al organismo y hacerle consumir más energía de la que en realidad necesita. De esta forma se logra adelgazar, al cambiar el metabolismo al modo "consumo de grasas" y alterar el equilibrio energético del cuerpo.

Los experimentos con roedores de laboratorio han sido concluyentes: aquellos a los que se había administrado SRT1720 tenían más resistencia al hacer ejercicio (hasta el punto de correr el doble de distancia), no ganaban peso aunque se alimentaran con una dieta muy grasa, y tampoco desarrollaban resistencia a la insulina. Sin embargo, esa mayor actividad debía ser inducida u obligada, pues su actividad voluntaria en realidad disminuyó, ya que intentaban ahorrar energía.

La conclusión del equipo es que la proteína SIRT1 puede ser una valiosa diana terapéutica para prevenir ciertos trastornos metabólicos, como la obesidad y la diabetes tipo 2. Sin embargo, los efectos totalmente protectores sólo se obtuvieron a dosis muy altas. Y, aunque no observaron efectos secundarios notables, indican que son necesarias investigaciones más exhaustivas.

Fuente: MedicinaTV

Más noticias sobre:

Volver