Alli, primer medicamento sin receta contra la obesidad aprobado en Europa

El conocido Orlistat, comercializado hasta ahora con receta médica bajo el nombre de Xenical, será el primer fármaco antiobesidad que podrá ser adquirido sin receta en la Unión Europea, en su presentación de 60 mg., bajo el nombre de Alli. Estará recomendado para personas con un índice de masa corporal superior a 28.

Tres son los fármacos desarrollados hasta ahora para tratar la obesidad que han llegado al mercado: orlistat, sibutramina y rimonabant. Este último fue retirado tras comprobarse algunos casos graves de efectos secundarios de carácter psiquiátrico. Con ello, quedaron sólo los dos primeros a disposición del paciente, si bien es cierto que es previsible la próxima aparición de otros en las farmacias.

Orlistat se vio envuelto en una amplia polémica en Estados Unidos a causa de sus efectos secundarios. A pesar de ello, se vende en este país sin receta desde hace algo más de un año. En Europa, el laboratorio fabricante, GlaxoSmithKline, obtuvo recientemente una recomendación favorable por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMEA) para comercializar, bajo el nombre de Alli, una versión de 60 mg. del Orlistat.

Este fármaco ya se vendía con receta bajo el nombre de Xenical con una cantidad mayor de principio activo. Ahora, en base a esa recomendación favorable, GSK ha conseguido la autorización de la Comisión Europea para vender el Alli en los 27 países miembros.

El orlistat actúa impidiendo que una parte de las grasas ingeridas se absorban en el intestino. La empresa fabricante afirma que el Alli, utilizado en combinación con una dieta hipocalórica y baja en grasas, puede ayudar a los pacientes a perder un 50% más de peso que haciendo solamente dieta.

Sin embargo, diversos estudios han encontrado resultados más modestos que los anunciados por GSK, y hablan de una reducción de peso de en torno a los cuatro kilos para el Xenical, con una cantidad mayor de principio activo que el Alli. Pero tiene algunos efectos secundarios que pueden ser muy molestos, como cierta incontinencia fecal debida a la no absorción de grasas en el intestino.

Por otra parte, hay que considerar el coste del tratamiento (en el Xenical, por encima de 70 euros al mes) y el hecho importantísimo, que muchos no tienen en cuenta, de que si se abandona el tratamiento se recupera el peso perdido. Por tanto, antes de empezar con él, debemos preguntarnos si vamos a aprovechar el tiempo del tratamiento para modificar nuestros hábitos o, en caso contrario, si estamos dispuestos a tomarlo de por vida.

Además, abordar con seriedad el problema del sobrepeso implica determinadas cuestiones (como una dieta hipocalórica, ejercicio, quizá medicación o incluso cirugía) que pueden afectar, y mucho, a nuestra salud. Por ello, desde Adelgazar.net siempre hemos defendido que se haga bajo la supervisión de un especialista.

Fuente: Adelgazar.net

Más noticias sobre:

Volver