El glucomanano para controlar el apetito

En la difícil tarea de reducir peso, cualquier ayuda es buena. El glucomanano es un producto natural que produce saciedad al llenarnos el estómago con un volumen que no tiene apenas calorías. Si cuidamos sus efectos secundarios e incompatibilidades y lo supervisa un médico, bienvenido sea.

Muchos lectores recordarán que el balón intragástrico es una especie de pelota de silicona llena de líquido que se introduce en nuestro estómago y nos produce sensación de saciedad, con lo cual se come menos y se adelgaza. En cierto modo, podría pensarse que el glucomanano cumple la misma función, pero sin pasar por el quirófano, efectuar un apreciable desembolso ni tener que extraerlo pasado un tiempo. Visto así, bien merece la pena seguir leyendo.

El glucomanano es una fibra que se extrae de un tubérculo originario de la India, el konjac (amorphophallus konjac), que tiene la propiedad de absorber una enorme cantidad de agua: entre 100 y 200 veces su peso en seco. Si se ingiere media hora antes de las comidas, junto a mucho líquido, adquiere gran volumen en el estómago y produce saciedad. Como consecuencia, se come menos y se adelgaza.

Además de lo anteriormente comentado, produce un efecto laxante moderado, por lo que puede ser también adecuado en caso de estreñimiento, pero a evitar en personas que tienen tendencia a la descomposición intestinal. Por otra parte, al ser sólo fibra, no se digiere y su aporte calórico es casi nulo.

Por lo que se refiere a los efectos secundarios o incompatibilidades, además de lo dicho en el párrafo anterior, hay que tener en cuenta que puede producir flatulencia y, en el caso de estar tomando medicamentos, puede absorber y eliminar parte de los mismos. También está contraindicado en caso de tener el tracto digestivo delicado o estrechamiento del esófago, píloro o intestino. Por estos motivos, y como principio general, es conveniente tomarlo bajo supervisión médica. No hay que olvidar que producto natural (el glucomanano lo es) no es sinónimo de producto inocuo.

Debemos también añadir un par de prevenciones generales, aplicables a cualquier solución para adelgazar. En primer lugar, hay que evitar el efecto compensación: "como estoy tomando glucomanano, que adelgaza, me puedo permitir este postre tan apetitoso". Por el contrario, no hay que esperar milagros y recordara que no es más que una pequeña ayuda a nuestra fuerza de voluntad. En segundo lugar, debemos saber que, si lo dejamos de tomar, recuperaremos nuestro antiguo apetito y, si nos descuidamos, también los kilos perdidos.

Por último, conviene recordar la importancia de nutrirse de forma adecuada y no prescindir de algún tipo de comida que nos pueda suponer un déficit nutricional. Este producto se encuentra en herboristería y tiendas especializadas, en forma de cápsulas o polvo, y debe ingerirse media hora antes de las comidas, junto a un par de vasos de agua que, además, debe tomarse a lo largo del día.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en agosto de 2009

Más noticias sobre:

Volver