Nuevo índice para medir el riesgo cardiovascular por exceso de peso

Un estudio de la Universidad de Extremadura indica que el Índice Cintura-Altura (ICA) resulta más adecuado que el mucho más extendido Índice de Masa Corporal (IMC) o el perímetro de cintura para medir el riesgo cardiovascular. No solo importa la grasa, sino también dónde se sitúa.

Numerosas investigaciones médicas están cambiando la concepción que se tenía sobre la grasa abdominal. Ahora, no es solo algo antiestético, cuando se tiene en exceso; mucho más significativo es que ha resultado ser un importante factor de riesgo cardiovascular. En realidad, habría que considerarla, no como una masa inerte, sino como una auténtica glándula que vierte al torrente sanguíneo sustancias perjudiciales para la salud. Y tanto más cuanto más volumen de grasa se tenga.

La última aportación en este sentido es una tesis realizada en el Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Extremadura. Ha sido realizada por el doctor Juan Manuel Urbano Gálvez y dirigida por los doctores Manuel Pérez Miranda y Luis Miguel Luengo Pérez, con el apoyo del Ministerio Portugués de la Salud.

En el mencionado estudio se han comparado, como indicadores de salud cardiovascular, el ya mencionado ICA (perímetro abdominal / altura) con el universalmente utilizado IMC (peso en kilos / altura en metros al cuadrado). También se ha incluido algún otro menos utilizado, como el mero perímetro de la cintura o la relación cintura / muñeca.

El resultado de la tesis, cuya realización implicó a 883 individuos, indica que el ICA es más apropiado que los otros, y en particular que el IMC, para medir el mencionado riesgo para la salud, ya que los problemas circulatorios dependen de la grasa abdominal, y no de la total que pueda haber en el cuerpo. Además, es más adecuado para cualquier segmento de población, teniendo en cuenta el sexo y la edad.

Qué enseñanza práctica podemos sacar de este estudio? Quizá las personas en grupo de riesgo cardiovascular deberían acostumbrarse a medir la obesidad, no en kilos, ni en centímetros de cintura, ni siquiera en el más completo IMC, sino en el ICA (un índice por encima de 0,5 supondría el comienzo del riesgo, y tanto más cuanto mayor sea ese índice). De esta forma, si conseguimos reducir dicha obesidad, el beneficio que obtenemos para nuestra salud se mediría más con el metro que con la báscula.

Por otra parte, y en lo referente al ejercicio físico, podríamos practicar, con ayuda del asesoramiento de expertos, aquellos ejercicios que más reducen el perímetro de la cintura.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en enero de 2010, a partir de informaciones de la Universidad de Extremadura

Más noticias sobre:

Volver