Retirado de las farmacias el Reductil (sibutramina)

Otro fármaco antiobesidad que "se cae". La Agencia Europea del Medicamento ha recomendado la retirada de los medicamentos que contengan sibutramina como principio activo. En España hay uno, que se comercializa bajo el nombre de Reductil, de Abbott, que ha sido retirado del mercado. Según la citada agencia, sus beneficios no compensan los riesgos que supone su consumo.

Como otros, el medicamento despertó en su día ciertas esperanzas. Sin embargo, casi desde el principio se vio envuelto en la polémica acerca de si los riesgos circulatorios que apuntaba compensaban unos resultados que no eran espectaculares y, además, se esfumaban al suspender el tratamiento. El tiempo ha dado la razón a los escépticos.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha sido más tajante que la europea y, más que recomendar, suspende su comercialización. Además, no se podrá prescribir a partir del 1 de febrero de este año. Indica, por tanto, que deben suspenderse los tratamientos que estén en curso y no iniciarse otros nuevos.

La razón básica de esta suspensión está en los resultados de un estudio que indica un aumento de infartos de corazón y cerebrales en pacientes que tomaban sibutramina. Esto, unido a datos de otros estudios que indicaban pérdidas modestas de peso que, además, no se mantenían al finalizar el tratamiento, han sentenciado al fármaco.

Bien, y ahora, ¿qué?, pensarán muchos pacientes que llevan años tomándolo, con un coste no despreciable, que probablemente recuperarán el poco peso que perdieron en su día y que, además, ahora saben que han estado corriendo un cierto riesgo. Quizá piensen que las autoridades que en su día permitieron la comercialización del fármaco no fueron lo suficientemente prudentes. O, incluso, tal vez piensen que se pusieron los intereses económicos de ciertas multinacionales farmacéuticas por encima de los intereses de los ciudadanos.

Si piensan así, sería difícil censurarles por ello, sobre todo si tenemos en cuenta que no es el primer fármaco contra la obesidad que se retira del mercado. Convendría, tal vez, que las autoridades tomaran buena nota de lo que ha ocurrido. Y también los consumidores, de cara a confiar, o no, en las promesas que, de ahora en adelante, les hagan ciertas empresas.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en enero de 2010

Más noticias sobre:

Volver