La decepción de los fármacos para adelgazar

Los fármacos para adelgazar no están dando, ni mucho menos, el resultado que de ellos se esperaba. De los tres principales que salieron al mercado, dos han sido retirados debido a los diversos efectos secundarios que presentaban, en comparación con sus magros resultados. Y el que queda ofrece un rendimiento bastante cuestionable. ¿Por qué es tan difícil encontrar un fármaco eficaz?

Hace poco, las autoridades sanitarias europeas recomendaron la retirada de la sibutramina, y la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios así lo hizo. La razón fue la presencia de ciertos efectos secundarios peligrosos, en comparación con sus pobres resultados. Además, un reciente estudio, publicado en Archives of Internal Medicine, concluía que el único medicamento que queda en el mercado (el orlistat), junto a un régimen restrictivo en grasas, era peor para controlar la tensión arterial que una simple dieta pobre en hidratos, obteniéndose en ambos casos una reducción de peso similar.

Frente a esto, muchos se preguntan cómo es posible que, después de tanto tiempo y recursos invertidos, no se haya encontrado un medicamento eficaz y seguro contra un problema tan grave como es la obesidad. La razón es que el cuerpo de los mamíferos está diseñado, por una mera cuestión de supervivencia frente a los previsibles periodos de escasez, para acumular grasa cuando las circunstancias son favorables. Y en las sociedades avanzadas, desde luego que lo son: disponibilidad de comida barata, abundante y apetitosa, unido a un nivel muy bajo de ejercicio físico.

La evolución ha hecho que los mecanismos para asegurar la acumulación de grasa en el organismo sean múltiples y complejos. Para Marisol Fernández-Alfonso, presidenta de la Sociedad Española para el Estudio de la Enfermedad Cardiometabólica, el principal problema para encontrar dicho medicamento es la poca información que tenemos acerca de los mecanismos que hacen que el cuerpo humano engorde.

Sí se sabe, sin embargo, que son muchos y complejos. Y, según indica la mencionada especialista, cuando se consigue bloquear uno de ellos, se activan otros que estaban latentes y hacen que la pérdida de peso sea escasa. Por ello, opina que el futuro de la farmacología en esta área es combinar varios medicamentos a la vez, o lograr uno que sea capaz de bloquear de forma simultánea varios mecanismos causantes de obesidad.

Fernández-Alonso insiste en que una dieta equilibrada y algo de ejercicio son las claves para luchar contra el sobrepeso. Sin embargo, y dada la dificultad existentes para resolver el problema y la importancia del mismo, el apoyo farmacológico debería ser una herramienta valiosa, sobre todo en casos graves.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en abril de 2010, a partir de informaciones de El Mundo Salud

Más noticias sobre:

Volver