Pronaf: en busca de la combinación ideal de dieta y ejercicio

Una investigación, actualmente en curso y promovida por el Ministerio de Ciencia e Innovación, pretende averiguar qué tipo de ejercicio, combinado con qué tipo de dieta, y teniendo en cuenta la carga genética del individuo, es la combinación ideal para luchar contra el sobrepeso. De sus resultados podremos beneficiarnos todos.

No hay que insistir acerca de la preocupación, por desgracia bien fundamentada, de las autoridades sanitarias y los expertos acerca del aumento de sobrepeso y obesidad en los países desarrollados. En España, por ejemplo, un 38,5% de los mayores de 20 años sufre sobrepeso u obesidad. Esto está teniendo, y tendrá más en el futuro, un grave impacto sobre la calidad de vida de amplios sectores de la población.

El problema es que se apuntan muchas soluciones, pero no hay unanimidad acerca de qué es lo que hay que hacer. Olvidándonos de los remedios "milagrosos", los instrumentos en manos del experto parecen ser muchos (cirugía, fármacos, prescripción de distintos tipos de dieta, ejercicio físico…) pero no se sabe a ciencia cierta qué combinación de ellos es la más eficiente. En este punto, y centrándose en dieta y ejercicio, aparece Pronaf.

Pronaf es una investigación multidisciplinar, promovida por el Ministerio de Ciencia e Innovación y con el apoyo del Hospital Universitario La Paz y la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF), ambas en Madrid. Los expertos embarcados en este estudio han reunido voluntarios para que se sometan, de enero a julio de 2010, a distintos programas que combinan dieta y ejercicio. Previamente, se hace a cada paciente un análisis genético. Se utilizan las más avanzadas tecnologías y novedosas herramientas, por parte de especialistas muy cualificados.

Es sabido que hay un cierto consenso entre los expertos acerca de los instrumentos a utilizar en la lucha contra el sobrepeso: si reservamos la cirugía para los casos más graves, la combinación de dieta y ejercicio parece ser lo más eficaz, siempre que se interioricen y se practiquen de forma indefinida. Respecto a lo primero, hay multitud de dietas "serias" (restricción calórica, de grasas, de hidratos, dieta mediterránea restrictiva en calorías,…), pero lo que no hay es acuerdo entre los especialistas acerca de los resultados comparativos de cada una.

Por lo que respecta a lo segundo, el ejercicio, ocurre algo parecido. Hay muchos tipos de ejercicio (muscular, aeróbico, de alta intensidad, submáximo,…), que comportan diferentes respuestas metabólicas del organismo. Porque no sólo cuentan las calorías consumidas durante el ejercicio. Por ejemplo, se solía considerar que la actividad física más provechosa es la aeróbica submáxima, es decir, de larga duración, ya que era la que más calorías consumía.

Sin embargo, recientes investigaciones han demostrado que el ejercicio de carga (por ejemplo, con pesas), cambia la grasa por músculo, y el consumo de calorías no se limita al tiempo durante el que se realiza ejercicio, sino que se extiende a lo largo de todo el día. ¿Cómo combinar dieta y ejercicio de la mejor forma posible? Responder a esta pregunta es el objetivo del proyecto que nos ocupa. Sus conclusiones podrán ser aprovechadas por médicos, nutricionistas, entrenadores físicos… en beneficio de todos los que deberían bajar de peso y luego mantenerlo.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en abril de 2010, a partir de informaciones del Mº de Ciencia e Innovación y runners.es

Más noticias sobre:

Volver