Los niños cuidados por los abuelos podrían tener más riesgo de obesidad

Un estudio realizado en Gran Bretaña parece indicarlo. Sin embargo, y como advierte un experto español, los resultados de este tipo de trabajos hay que analizarlos con cierta precaución, ya que puede haber otras variables implicadas. En todo caso, no está de más solicitar a los abuelos, y a todo aquel que cuide a nuestros niños, que sigan con éstos ciertas pautas saludables en lo referente al ejercicio y la alimentación.

Un estudio realizado sobre 12.000 niños británicos con una edad de entre nueve meses y tres años ha dado un resultado que es, al menos en apariencia, muy concluyente: aquellos menores que estaban cuidados por sus abuelos a tiempo parcial tenían un 15% más de riesgo de tener sobrepeso a los tres años que los atendidos por sus padres. Y si estos cuidados eran a tiempo total, el riesgo aumentaba hasta un 34% más.

El trabajo, publicado en "International Journal of Obesity", ha sido realizado por el Instituto de Salud Infantil de Londres (Reino Unido) y forma parte del Estudio Cohorte de Milenio, una investigación más amplia que analiza la salud de los niños británicos nacidos entre 2000 y 2001.

Catherine Law, directora de dicha investigación, indica que, a falta de estudios más en profundidad, la relación encontrada podría deberse a la tendencia de los abuelos a complacer en exceso a sus nietos, dándoles demasiadas golosinas y permitiendo que pasen muchas horas frente al televisor. También podría deberse a la antigua pero arraigada creencia, sobre todo en personas de más edad, de que los niños más gorditos son más sanos y están más protegidos frente a las enfermedades.

Por el contrario, los padres están, en general, más formados. Por tanto, saben que esto último no sólo no es cierto, sino que un niño grueso tendrá una marcada predisposición a sufrir obesidad o sobrepeso cuando sea adulto, con los problemas de salud que esto acarrea, además de otros inconvenientes.

Otra conclusión del estudio es la importancia que tienen los cuidados que se den al niño a la hora de predisponerle o no a la obesidad. Ya le cuiden padres, abuelos u otras personas, es muy conveniente que, quienes lo hagan, tengan una buena formación en lo referente a la correcta alimentación del niño. Los cuidadores deben poner el mayor empeño en que los niños adquieran hábitos saludables, además de en materia de nutrición, a la hora de hacer ejercicio físico y evitar el sedentarismo.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en mayo de 2010, a partir de informaciones de El Mundo Salud

Más noticias sobre:

Volver