Qnexa: muy efectivo contra la obesidad, pero con serias dudas

Qnexa, un fármaco aún en desarrollo basado en una nueva combinación de medicamentos, parece ofrecer reducciones de peso espectaculares. Sin embargo, es similar a otro que dio serios problemas de salud en la década de los noventa y hay dudas sobre su inocuidad, encabezadas por la FDA. Además, debe demostrar que sus beneficios se extienden en el tiempo.

En los años noventa se desarrolló un medicamento para adelgazar que combinaba un estimulante (fentermina) con un depresor del sistema nervioso central y supresor del apetito (fenfluramina). Los resultados parecían muy buenos, pero se retiró del mercado en 1997 por los graves efectos secundarios de la fenfluramina: lesiones en las válvulas cardíacas e hipertensión pulmonar, fatal en ocasiones.

Ahora, la compañía biotecnológica Vivus, de California (Estados Unidos), intenta recuperar una fórmula parecida mediante la combinación de una pequeña cantidad de fentermina (estimulante que se vende sin problemas como tal, es decir, sin asociar a otros principios activos) con topiramato, que es un sedante y anticonvulsivo utilizado, también sin problemas, para tratar, entre otras dolencias, la epilepsia.

La combinación de un estimulante, que acelera el metabolismo y hace quemar más calorías, con un sedante, que reduce el apetito y los accesos de ansiedad por comer, parece que funciona de forma muy efectiva a la hora de reducir peso. En tres estudios realizados sobre un total de casi 8.000 pacientes con sobrepeso u obesidad durante más de 13 meses, la pérdida media de peso fue del 10%, llegando, en uno de los ensayos, casi al 15%. Además, la tolerancia fue buena y los efectos secundarios de no mucha entidad, según los autores de los estudios: sequedad bucal, estreñimiento o insomnio.

Sin embargo, la FDA (autoridad estadounidense que controla los medicamentos) tiene serias dudas acerca de la inocuidad del Qnexa. En concreto, le preocupa los efectos que podría tener en las embarazadas y ciertas consecuencias psiquiátricas, como la depresión. Por otra parte, en los ensayos aparecieron problemas de atención, memoria y lenguaje, además de posibles problemas cardíacos y aumento de ácidos en el cuerpo. Y algunos expertos afirman que debe establecerse la permanencia de la reducción de peso más allá del plazo indicado en los ensayos.

Si bien es cierto que los posibles problemas son importantes, y los precedentes que ha habido con otros medicamentos antiobesidad son poco esperanzadores, también lo es que los resultados del Qnexa son, citando a la doctora Suzanne Oparil, "impresionantes". Y, dada la importancia del problema de la obesidad en las sociedades desarrolladas, el balance tal vez sea favorable a Vivus. La FDA podría tomar una decisión definitiva antes de finales de año.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en octubre de 2010, a partir de informaciones de Europa Press, Medicina Digital y Sociedad Chilena de Obesidad

Más noticias sobre:

Volver