Proyecto FOOD: comer sano fuera de casa

Para luchar contra la obesidad en casa podemos hacer muchas cosas. Pero, fuera de ella, estamos en gran parte a expensas de la voluntad y formación de aquellos que deciden y condimentan los menús, y en especial el menú del día. El resultado es que comer fuera es, con demasiada frecuencia, sinónimo de comer mal y engordante. El Proyecto FOOD intenta cambiar esto incidiendo sobre ambas partes implicadas: restauradores y clientes.

Podría pensarse que, ante la magnitud del problema del sobrepeso, los consumidores en general, y los restauradores en particular, deberían estar más concienciados y haber tomado medidas al respecto. Sin embargo, una reciente encuesta realizada por Eroski Consumer en 160 restaurantes españoles de 18 ciudades ha dado resultados decepcionantes: desde el punto de vista dietético, uno de cada tres menús del día son deficientes y, lo que es peor porque indica la tendencia, la situación no ha mejorado respecto a otra encuesta similar realizada hace cinco años; incluso, disminuyó el porcentaje de buenas calificaciones.

El proyecto FOOD (en inglés, la palabra significa "comida" y, además, son las iniciales de la expresión Lucha contra la Obesidad a través de la Oferta y la Demanda) nació hace dos años en seis países europeos, entre ellos el nuestro, para conseguir menús más saludables a la hora de comer fuera de casa. La clave está en su nombre, ya que pretende conseguir el cambio actuando sobre la oferta (restauradores) y la demanda (clientes) de forma simultánea, en el convencimiento de que, por separado, las acciones serían menos eficaces.

La necesidad de esta acción simultánea puede resumirse en que los restauradores no ofrecen platos sanos porque no son demandados, y los clientes no encuentran en el menú del día platos sanos, y por eso no los piden. Hay que romper este círculo vicioso. Además, es necesario elevar la cultura dietética de ambos. En España, por ejemplo, se hizo una encuesta entre 1.000 restauradores que indicó que el 63% de ellos aplican a sus menús sus propias reglas de alimentación equilibrada, si bien más tarde admiten tener un conocimiento sólo mediano sobre ese tema.

Para conseguir sus objetivos, FOOD pone a disposición de restauradores y clientes una página web en la que se dan consejos para conseguir una alimentación sana y equilibrada. Esta información se proporciona también en otros soportes, como folletos, posters, guías o DVD. También disponen de un blog.

Para los restauradores, los consejos más importantes son: ofrecer medias raciones, además de las habituales raciones enteras; utilizar con preferencia métodos de cocinado bajos en grasa, como al vapor, horno o parrilla; ofrecer especias para sazonar los platos, de forma que pueda bajar el consumo de sal; poner en la mesa siempre agua, antes de que la pidan los comensales; servir las salsas en plato aparte, para que el cliente pueda ponerse, si quiere, menos cantidad de ellas; poner bien visibles los menús más saludables y, por último, utilizar grasas sanas, en concreto aceite de oliva o girasol.

Por lo que se refiere a los clientes, los consejos son los correspondientes a los anteriores, pero desde su punto de vista: elegir medias raciones, platos bajos en grasas, etc. Además, se insiste en que tomen al día cinco porciones de frutas y hortalizas; sustituir en ocasiones la carne por legumbres, pasta o pescado; evitar los aperitivos insanos o sustituirlos por frutos secos y pedir de postre fruta o lácteos, mejor si son bajos en grasa.

Por nuestra parte, podemos añadir que la mayoría de estos consejos son igualmente aplicables a la comida en casa.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en octubre de 2010, a partir de informaciones de Consumer

Más noticias sobre:

Volver