La Dieta Enteral Planas: ¿perder peso o cambiar de costumbres?

Esta dieta sirve de ejemplo perfecto para responder a la pregunta del título. Siempre hemos defendido, siguiendo a la mayoría de expertos, que el objetivo debe ser cambiar las costumbres, y la reducción de peso vendrá como consecuencia de ese cambio. Y la reducción de peso será para siempre si las costumbres se cambian también de forma definitiva. La Dieta Enteral Planas se basa justo en lo contrario: una bajada de peso espectacular en poco tiempo, pero... ¿y después?

Lo primero que llama la atención es que el procedimiento en cuestión está pensado para pacientes con sobrepeso, y no con obesidad. Ofrece perder de 3 a 15 kilos en 24 días. De forma resumida, el procedimiento consiste en que el paciente se ingresa durante un máximo de 10 días en la clínica, durante los cuales no se alimenta más que mediante una sonda nasogástrica, de igual manera que aquellos enfermos que no pueden tomar alimentos por la boca. En este tiempo, lógicamente, no toma ningún alimento sólido.

Después de esta primera fase, el paciente comienza a alimentarse de nuevo de forma normal, bajo la supervisión y el consejo de diversos especialistas (psicólogos, nutricionistas, entrenadores personales...) que enseñan, a lo largo de todo el tratamiento, pautas para comer de forma saludable y adquirir hábitos de vida adecuados, sobre todo en lo referente al ejercicio y la alimentación. El tratamiento completo cuesta entre 3.000 y 5.000 euros, lo que no es una cifra despreciable, ni mucho menos.

Por lo que se refiere a la reeducación del paciente (cambio de mentalidad y hábitos), en principio, hay poco que objetar. Las críticas de los especialistas se centran en la primera etapa de alimentación por sonda. Las razones argumentadas por la clínica para defender la sonda, como paliar la sensación de apetito, lograr resultados rápidos que motiven al paciente, dar un primer "empujón" a quien no puede comenzar por sí mismo..., no parecen suficientes como para justificar una medida tan drástica, costosa y agresiva, que debe limitarse a aquellas personas que no se pueden alimetnar de otra manera.

Algunos expertos llegan a hablar de producto milagro, riesgo para la salud, procedimiento sin garantías ni sustento científico e incluso fraude. Sin embargo, es Albert Goday, vicepresidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad y jefe de la Sección de Endocrinología del Hospital del Mar de Barcelona el que quizá pone el dedo en la llaga cuando indica que lo peligroso de este procedimiento es prometer que algo (la sonda) va a hacer el esfuerzo por ti. Y eso no es cierto, ya que el esfuerzo es imprescindible a la hora de perder peso.

Este especialista también resalta la importancia de pensar a medio y largo plazo. Y, en este sentido, la pérdida de un peso determinado (aunque sea una cifra llamativa) en unas pocas semanas resulta intrascendente. Porque, como hemos repetido ya hasta la saciedad, lo importante no es el peso; son las costumbres.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en mayo de 2012

Dado que nuestros artículos no están abiertos a los comentarios de nuestros usuarios, nos ha parecido justo dar derecho de réplica a la Clínica Planas y publicar la siguiente nota que nos han remitido:

La Dieta Enteral Planas es un protocolo de control de peso intrahospitalario totalmente personalizado y supervisado por un equipo de médicos del centro que valoran la idoneidad del tratamiento en cada caso en particular, no es una dieta universal para todo el mundo. Además, y siguiendo las estrictas normas de Clínica Planas, durante todo el proceso el paciente está controlado analítica y médicamente.

Más noticias sobre:

Volver