Objetivos indirectos y simultáneos para adelgazar

Tal vez sea por el rechazo psicológico que despierta en nosotros el plantearnos (muchas veces, tras repetidos fracasos) objetivos directos tales como aumentar la actividad física o reducir el consumo de grasas, o quizá por otros motivos, pero el hecho es que se obtienen mejores resultados si buscamos objetivos indirectos a la hora de adelgazar. Además, podría ser más provechoso proponerse varias metas de forma simultánea.

El trabajo que traemos hoy a esta sección, del que creemos que se pueden obtener interesantes enseñanzas de carácter práctico, ha sido dirigido por Bonnie Spring, profesora de Medicina Preventiva en la universidad de Northwestern, en Estados Unidos. Participaron 200 voluntarios de entre 21 y 60 años con malos hábitos en materia de adelgazamiento. La investigación se ha publicado en “Archives of Internal Medicine”.

Se propusieron a los participantes dos tipos de estrategias alternativas para adelgazar. En la primera, que podríamos considerar de objetivos directos, se propuso a los participantes disminuir el consumo de grasa y aumentar la actividad física; en la segunda, de objetivos indirectos, se les propuso aumentar el consumo de fruta y verdura (a un mínimo de cinco piezas al día) y pasar menos tiempo en el sofá (menos de 90 minutos diarios).

Hay que hacer notar que la segunda alternativa no imponía objetivos semejantes a la primera de una forma directa, sino que se suponía que "vendrían por sí mismos": al tomar más frutas y verduras se comerían menos grasas, y al estar menos horas en el sofá se mantendría una mayor actividad física. Y, en efecto, así fue: la alternativa de objetivos indirectos resultó ser más exitosa que la otra.

Bonnie Spring asegura que con estos dos cambios en el estilo de vida se consigue un efecto beneficioso importante para la salud de las personas, y sin requerir de ellas un esfuerzo excesivo. También resaltó el estudio la importancia de controlar las variables implicadas (lo que se come, el tiempo que se pasa ante el sofá...), ya que ese control hace que se cumplan los objetivos en mayor medida, al ser más conscientes de lo que hacemos.

Otro aspecto interesante del estudio es que, al parecer, puede ser preferible abordar varios objetivos de forma simultánea, ya que el logro de uno refuerza la consecución del otro. En el caso analizado, cuanto menos tiempo estés en el sofá, además de mantener un mayor nivel de actividad física, se ingieren menos grasas. Además, se da un efecto psicológico de refuerzo de la confianza en uno mismo, refuerzo que nos hace sentirnos capaces de cambiar cualquier cosa.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en julio de 2012

Más noticias sobre:

Volver