Mejorar el autocontrol alimenticio del niño le hará un adulto no obeso

Es muy conveniente adiestrar a nuestros niños en el autocontrol a la hora de comer. Lograrlo a una edad temprana, en torno a los cuatro años, parece ser la mejor garantía de que tendrán un peso saludable de adultos, con una probabilidad de ser obesos reducida a menos de un tercio que si no hubieran adquirido estas habilidades. Y eso, además de obtener otras ventajas importantes en el ámbito social.

Es posible que tenga que ver con la importancia de desarrollar la capacidad de frustración de la persona, o tal vez a otros motivos. Pero el caso es que los resultados de esta investigación son tan concluyentes que nos obligan a considerar seriamente el desarrollo del autocontrol alimenticio (y, probablemente, también en otros ámbitos) como una parte muy importante de la educación de nuestros niños.

El estudio en que se basan las afirmaciones anteriores (que ha sido publicado en "The Journal of Pediatrics") comenzó entre los años 1968 y 1974. Ha sido realizado por cuatro universidades norteamericanas, las de Wisconsin, Washington, California y Columbia, sobre 635 niños de cuatro años de edad a los que adiestraron en mejorar su capacidad de autocontrol a la hora de alimentarse. Treinta años después, midieron su IMC y estudiaron también otras variables sociales, con resultados sorprendentes.

Resultó que los niños que, a los cuatro años de edad, habían adquirido estas habilidades, consistentes básicamente en que aceptaran una demora en las recompensas alimentarias, poseían mejores resultados académicos, más competencia social y eran capaces de manejar mejor el estrés que la media de la población no sometida a este entrenamiento a la edad infantil. Además, y esto es lo más importante para nosotros, tenían un IMC notablemente inferior.

Según los investigadores, estos adultos tenían mucho más autocontrol a la hora de tomar sus decisiones en materia de alimentación, y por eso esta era más saludable. Y es asombroso comprobar hasta qué punto: sólo el 24% de ellos tenía sobrepeso, y el 9%, obesidad. Si se compara esta última cifra con el 33% de obesidad que sufre la población del país de las barras y estrellas, se comprende la enorme importancia del estudio que hemos traído hoy a nuestras páginas, pues supone reducir la obesidad a menos de un tercio.

Parece claro que profesionales de la salud, educadores y, sobre todo, padres, debemos tomar buena nota de los resultados de este estudio y, por el bien de nuestros niños, educarles en el autocontrol alimentario. Cuando sean mayores, tendrán más habilidades sociales y un peso más saludable sin esfuerzo. Y la mayoría de los lectores estará de acuerdo en que eso es un tesoro de valor incalculable.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en octubre de 2012

Más noticias sobre:

Volver