¿Tiene el frío algún efecto sobre la grasa?

Conseguir que se active la grasa parda del organismo (que quema calorías, en vez de almacenarlas, como hace la blanca) es una de las más importantes esperanzas para atacar a la epidemia de obesidad que sufren las sociedades desarrolladas. Sin embargo, es difícil lograrlo mediante procedimientos que no provoquen efectos secundarios indeseables. Y, en opinión de muchos investigadores, el frío podría ser uno de estos procedimientos.

La investigación que ha demostrado de una forma precisa que la exposición al frío activa la grasa parda, y con ello se consumen calorías, ha sido dirigida por Aaron Cypess, médico del Centro de Diabetes Joslin (Estados Unidos). Se ha publicado en "PNAS", y creemos que puede tener interés, si no como procedimiento inmediato para perder peso, sí como base de futuros tratamientos para lograr ese objetivo.

Lo cierto es que estudios previos ya habían mostrado que la grasa parda se activa con el frío, en un proceso denominado "termogénesis sin temblor". En esta investigación se trató de analizar dicho proceso de forma detallada, mediante equipos de alta tecnología, a la vez que se comparaba el efecto del frío con inyecciones de efedrina, que tiene también el efecto de consumir calorías.

El equipo trabajó con 10 voluntarios, a los que dividió en tres grupos. Uno fue sometido a frío durante dos horas, mediante chalecos refrigerantes; a otro se le inyectó efedrina, un descongestionante y broncodilatador (con efectos secundarios) que aumenta las calorías consumidas, mientras que a un tercero se le inyectó un placebo. Los resultados fueron sorprendentes, a la par que interesantes.

Los dos primeros grupos experimentaron el mismo aumento en su quema de calorías, con respecto al grupo de control al que se le inyectó el placebo. La sorpresa vino cuando se sometió a todos los voluntarios a una Tomografía por Emisión de Positrones / Tomografía Computerizada (PET / CT). Esta reveló que sólo los que habían estado sometidos al frío activaron su grasa parda. El aumento de quema calórica de la efedrina se debió, por tanto, a otro proceso diferente.

El camino que tienen ahora los investigadores es doble. En primer lugar, cabe la posibilidad de luchar contra el sobrepeso de forma directa, mediante la utilización de dispositivos que ocasionen frío. Este es el objetivo de un estudio a realizar próximamente, en el que se someterá a voluntarios a varias semanas de utilización de chalecos refrigerantes, con la esperanza de que tenga el mismo efecto adelgazante que ese mismo tiempo de ejercicio.

Pero la vía que quizá sea más prometedora es la de, en base al estudio de los mecanismos que hacen que la grasa parda se active por el frío, lograr fármacos con el mismo efecto. Si dichos fármacos activaran las mismas vías simpáticas que el frío, es posible que no se produzcan efectos secundarios indeseados, al igual que, al parecer, no se producen con el frío, entre otras razones porque es un proceso natural.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en octubre de 2012

Más noticias sobre:

Volver