Factores ambientales de la obesidad en Europa

Factores ambientales de la obesidad en Europa

Parece una pregunta de respuesta trivial, pero no lo es tanto. Los factores que pueden lleva a la obesidad son muchos y muy complejos, y una investigación europea, dotada con casi cuatro millones de euros, pretende averiguarlos. En base a ellos, se podrán establecer estrategias para luchar contra la obesidad y el sobrepeso. Se esperan los primeros resultados a partir de 2016.

La obesidad es algo que preocupa a la Unión Europea, ya que más de la mitad de sus adultos sufren sobrepeso, y en torno a un tercio padecen obesidad. Esto representa unos ingentes costes económicos y, sobre todo, de salud y humanos. Lo que no se sabe muy bien es cómo abordar el problema de forma eficaz. Para ello, lo primero es conocer las causas que la favorecen ese exceso de peso.

El proyecto Spotlight, promovido por la Unión Europea y dotado con 3,8 millones de euros, pretende abordar esta importante cuestión. En él participan trece instituciones, y busca definir qué condiciones ambientales influyen en el riesgo de obesidad y qué medidas se podrían lleva a cabo para reducir ese riesgo. Entre estas instituciones está la Sociedad Europea para el Estudio de la Obesidad, cuya presidenta es Gema Frühbeck.

Para obtener información sobre los factores externos relacionados con la obesidad, se analizarán de forma detallada las características de 120 barrios de varios países europeos (Francia, Reino Unido, Hungría y Holanda) y sus poblaciones. Frühbeck cita como ejemplos de características a analizar la presencia o no de espacios verdes, zonas infantiles y la estructura de la urbanización, entre otros factores que permitirán definir el perfil ambiental de la salud del barrio.

Estos factores pueden condicionar determinados comportamientos sociales que tengan relación con la obesidad o, por el contrario, con mantener un estilo de vida saludable. Por ejemplo, la ausencia de parques y zonas infantiles puede llevar a que los niños, y también los adultos, se pasen demasiadas horas frente a la televisión o el ordenador, con la consiguiente adquisición del mal hábito del sedentarismo. Otro ejemplo podría ser la presencia o no de determinados establecimientos de comida rápida.

La mencionada especialista afirma que es necesario examinar no sólo al sujeto como individuo, sino también a través de la comunidad a la que pertenece y al entorno en que se mueve. Muchas investigaciones apoyan la idea de que este entorno contiene poderosos estímulos que favorecen o dificultan el aumento de la obesidad y el sobrepeso de la población.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en febrero de 2013

Más noticias sobre:

Volver