¿Se puede perder grasa localizada?

Hay toda una industria multimillonaria de maquinaria, cremas y otros productos que hacen la promesa de perder esa grasa localizada que te sobra sólo con su uso o aplicación, en el que miles de personas confían todos los días para conseguir el cuerpo de sus sueños. Pero, ¿realmente es esto posible o se trata sólo de un mito del que se aprovechan las empresas para hacerse ricas?

Uno de los mayores mitos que existen a la hora de perder peso es la creencia que se puede perder grasa de una zona específica a raíz de un entrenamiento sobre esa zona, por ejemplo, realizar abdominales para perder la grasa abdominal.

Esta creencia ha sido y es rentabilizada de forma multimillonaria con cientos de productos y aparatos que aseguran que con su uso conseguirás un abdomen plano o unas piernas y glúteos delgados, pero, ¿es esto posible?

Para evaluar su veracidad tenemos que saber primero cuál es el proceso por el cual se produce la pérdida de grasa.

Cuando se requieren unas necesidades calóricas extra producidas por varios estímulos, como el ejercicio físico a las pulsaciones adecuadas durante un tiempo suficiente, varias hormonas se producen y navegan por el torrente sanguíneo para utilizar los depósitos grasos como fuente de energía llevándolas por todo el cuerpo, incluyendo los capilares y la circulación colateral, donde se encuentra el tejido adiposo. Pero, estas hormonas no son llevadas a un punto localizado de nuestro cuerpo en el cual deseamos perder grasa, sino que fluye por todo el torrente sanguíneo de nuestro cuerpo.

Por tanto, el tejido adiposo de todo el cuerpo es estimulado a la vez para liberar grasa en forma de triglicéridos, glicerol y ácidos grasos y es fisiológicamente imposible conseguir la pérdida localizada de grasa.

Por norma general, el cuerpo pierde en la misma proporción grasa de todas sus partes (glúteos, abdomen, brazos, piernas…) aunque según la genética de cada persona acumulen más en unas zonas u otras.

Aquellas zonas donde se deposita mayor cantidad de grasa, normalmente, son las primeras en empezar a desaparecer y las últimos en desaparecer del todo.

Sin embargo, hay personas que afirman que al realizar abdominales sienten que a pesar de ser su índice de grasa corporal el mismo, no seguir un buen plan alimenticio y ser su contorno abdominal el mismo, que han perdido grasa de dicha zona.

La realidad es que al tonificar dicha zona y estar la grasa superficial sobre una superficie más tonificada, tienen la sensación errónea que hay menos grasa, cuando está lejos de la realidad.

Conclusiones

El concentrar nuestros entrenamientos para perder grasa en zonas localizadas de nuestro cuerpo con la intención de perder grasa en dichas zonas es una pérdida de tiempo y fisiológicamente imposible.

Por lo que huid de los aparatos de musculación, cremas y otros productos para dicho fin por muy seductores y convincentes que puedan parecer dichas campañas publicitarias, ya que perderéis vuestro dinero y tiempo.

El plan que os dará resultados para la pérdida de grasa es un buen plan alimenticio equilibrado de proteínas, hidratos de carbono y grasas (incluyendo los ácidos grasos esenciales) junto con un entrenamiento cardiovascular de baja intensidad de forma frecuente para estar todos los días en un balance negativo calórico que hará que semana tras semana perdáis grasa de forma saludable y gradual de todas las partes del cuerpo donde las haya.

Artículo elaborado por Onlinepersonaltrainer.es en septiembre de 2013

Más noticias sobre:

Volver