Tratamientos prolongados con antibióticos pueden ocasionar aumento de peso

La causa podría estar en la modificación que los antibióticos producen en la flora bacteriana intestinal, que haría que se asimilaran mejor los hidratos. Este es un motivo más para tomar antibióticos solo por prescripción médica y bajo estricto control facultativo. Por otra parte, esta investigación abre la puerta a la posibilidad de crear nuevos tratamientos contra la obesidad mediante el diseño de dietas personalizadas.

El estudio, que ha sido desarrollado por expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y cuya primera autora es Ester Hernández, se ha publicado en la revista "Gut Microbes" tras haber sido reseñado en la agencia SINC. La investigación tiene gran interés para el público en general pues, además del conocimiento científico que supone, introduce un elemento más de cautela a la hora de tomar antibióticos.

Manuel Ferrer, otro de los participantes en la investigación, también del CSIC, explica que nuestro intestino contiene miles de millones de bacterias (la flora intestinal) que realizan un trabajo esencial para el organismo, ya que desarrollan funciones que sin dicha flora no podríamos realizar y nos proveen de multitud de compuestos necesarios para nuestra supervivencia.

Los diferentes tipos, funciones y relaciones entre estas bacterias revisten una enorme complejidad. La diversidad microbiana del intestino puede depender de factores tales como la edad, la dieta, el embarazo o el origen geográfico de la persona. A su vez, dicha flora puede afectar y verse afectada por la obesidad, la glucemia en ayunas o la resistencia a la insulina, entre otros. Y, también, puede verse alterada por los antibióticos.

Es sabido que dichos fármacos tienen en el organismo una serie de efectos colaterales no buscados, algunos de los cuales pueden revestir cierta gravedad. La investigación que nos ocupa ha analizado uno de ellos, y ha descubierto que la alteración de la flora intestinal producida por un tratamiento prolongado con antibióticos puede favorecer una más rápida y eficaz asimilación de los hidratos de carbono por parte de las bacterias del intestino, con lo que se induciría aumento de peso y, a la larga, incluso diabetes.

Pero esta investigación no trae solo malas noticias. Como consecuencia de los estudios realizados y la información obtenida, los investigadores piensan que se podrían diseñar en el futuro dietas personalizadas para adelgazar y mejorar la salud en base al perfil de la flora intestinal de una persona determinada. Es decir, algo así como recomendar a cada paciente aquellos alimentos que mejor se adapten al tipo y actividad de sus bacterias intestinales, en función del objetivo que se pretenda conseguir. Y uno de los objetivos, por supuesto, podría ser adelgazar .

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en octubre de 2013

Más noticias sobre:

Volver