Las dietas hacen perder peso de forma lineal hasta el sexto mes

La forma en que se pierde peso mientras se sigue una dieta de adelgazamiento es una cuestión de la máxima importancia. La creencia popular de que es cada vez más difícil perder peso parece cierta solo en parte, ya que hasta el sexto mes se hace de forma lineal, es decir, que los meses siguientes se pierde el mismo peso que el primero. ¿Y después?

Todo el que sigue una dieta de adelgazamiento tiene claro que la pérdida de peso no puede seguir de forma indefinida al mismo ritmo que al principio. Cada vez cuesta más. Pero, ¿cuándo y en qué medida va ocurriendo ese efecto? Algunos se desaniman a los quince días, o quizá al mes de empezarla, pensando que ya no van a bajar más de peso. Es un desconocimiento que les puede costar caro y tirar por la borda los esfuerzos realizados hasta ese momento.

Una investigación ha conseguido disipar estas dudas. El conocimiento de sus resultados puede ser una ayuda inestimable a la hora de planificar esfuerzos y conseguir el éxito en un empeño que es siempre difícil, pero muchas veces posible y duradero. Seis meses. Ese es el tiempo durante el cual se adelgaza de forma lineal cuando se sigue una dieta de adelgazamiento.

El estudio al que nos referimos ha sido realizado en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Forma parte del proyecto Programas de Nutrición y Actividad Física para el Tratamiento de la Obesidad (PRONAF), liderado por el INEF y en el que colaboran el Ministerio de Ciencia e Innovación, el Instituto de Investigación del Hospital Universitario La Paz (IDIPAZ) y el Instituto de Formación e Investigación Marqués de Valdecilla.

Participaron 119 personas de ambos sexos, con sobrepeso (IMC mayor de 25) y con una edad de entre 18 y 50 años. Se les dividió en cuatro grupos, y cada grupo siguió durante 24 semanas (casi seis meses) una estrategia de adelgazamiento diferente: todos ellos se sometieron a una dieta controlada y restrictiva, que combinaron con diferentes tipos de ejercicio a realizar tres veces por semana: el primer grupo, de fuerza; el segundo, de resistencia; el tercero, una combinación de ambos y el cuarto se ejercitó de una forma más genérica.

Cada 15 días se les controló el peso y la figura, a fin de poder medir la evolución de ambas variables a través del tiempo. El resultado, ya comentado, fue que en todos ellos la pérdida de peso se realizó de forma lineal durante los primeros seis meses. Por si alguien no lo tiene claro, de forma lineal significa que el peso que se pierde cada cierto periodo de tiempo (por ejemplo, cada mes) es más o menos el mismo.

Así, si en el primer mes hemos conseguido perder dos kilos, perderemos otros dos el segundo mes, otros dos el tercero, y así hasta el sexto, donde habremos perdido, en total, en torno a 12 kilos, siempre que nos mantengamos igual de firmes en nuestro empeño durante esos seis meses. Hasta aquí, las buenas noticias.

Porque el problema es que, llegados a ese límite, la perdida de peso comienza a ser decreciente. A los seis meses de comenzar a adelgazar, aproximadamente, el organismo sufre una adaptación fisiológica y comienza a perder peso con más dificultad aunque mantengamos la dureza de la dieta. Sin embargo, los investigadores encontraron que ni el tipo de tratamiento ni la edad tenían importancia a la hora de perder más o menos peso, pero sí el sexo, ya que las mujeres adelgazaban con más dificultad.

Esta investigación nos proporciona una información muy importante a la hora de planificar nuestra dieta de adelgazamiento. En primer lugar, nos dice bien a las claras que no es cierto que en cuanto pierdes unos cuantos kilos cada vez cuesta más, lo que es causa de desánimo. No es cierto, al menos, hasta los seis meses.

Este límite debería ser una referencia a la hora de decidir de forma correcta nuestros propósitos. Podemos plantearnos un objetivo razonable a seis meses vista, cumplirlo de forma lineal (por ejemplo, un kilo y medio al mes) y, una vez alcanzado, seguir la dieta necesaria para no recuperar lo perdido, que probablemente no sea tan dura como la hemos seguido hasta ese momento. Y siempre, por supuesto, siguiendo una dieta variada, completa y bajo supervisión de un especialista.

Artículo elaborado por Adelgazar.Net en noviembre de 2013

Más noticias sobre:

Volver