Trucos para no engordar sin hacer dieta

En contra de lo que muchas personas piensan, sí se puede mantener un peso saludable, e incluso adelgazar, sin tener que realizar una dieta. Poniendo en práctica algunos simples consejos, puedes llegar a perder peso sin realizar ninguna dieta extrema. A continuación te explicamos algunos de nuestros mejores trucos para conseguirlo:

Intenta comer más en casa - A todos nos encanta probar restaurantes y sitios nuevos, sin embargo, a la hora de mantener la figura, no es la mejor idea. A menudo se incluyen fritangas y productos calóricos que no podemos controlar y que suponen un aumento de peso.

Aceite de oliva - Este producto tiene una gran calidad y te alimenta de manera más sana que la mantequilla o margarina. No olvides incluirlo en tus comidas.

Retira el aceite sobrante - En las comidas fritas, o incluso en la pizza, siempre es buena idea colocar una servilleta encima de estas para poder así remover el exceso de grasa y las calorías extra.

Visita a tu médico - Muchas personas desconocen como funciona su metabolismo y es importante saber si sufre de algún problema de tiroides que le hace perder peso muy lentamente. Si este es el caso, su doctor puede ayudarle a corregir esto con algunos principios activos.

Bebe agua - Al beber grandes cantidades de agua, se consigue movilizar mejor a todos las toxinas y grasas sobrantes del metabolismo. El agua en muchas ocasiones también tiene efecto saciante y evita la sensación de hambre.

Mastica todas las veces que puedas - Cuantas más veces se triture el alimento, más fácil es de digerir por el organismo y además, se engaña al estómago haciéndole creer que no necesita tanta cantidad.

Come con tiempo - Esta demostrado que cuanto más tiempo emplees en el tiempo de tu comida, más sensación de saciedad sentirás. Evitar cualquier distracción o apuro y tomarse el tiempo necesario para cada comida es una muy buena idea.

Realiza de tres a cinco comidas diarias - el hecho de comer unas 5 veces al día le ayuda a evitar picar entre horas y a no recurrir a la comida basura. Esto también ayuda a mantener el metabolismo constamente trabajando y a que funcione más rápido.

Descubre lo que te sacia - a pesar de lo que mucha gente cree, el peso de la comida es lo que sacia más que las calorías que contengan los alimentos. Teniendo esto en cuenta, consume alimentos o piezas de fruta de grandes cantidades que te ayuden a sentirte mejor sin ganar calorías.

Revisa las etiquetas - de acuerdo a un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades, se afirma que las mujeres que revisan la cantidad calórica antes de consumir sus alimentos, tienen un IMC más bajo, comparándolas con las que no lo hacen.

Artículo elaborado por Claudia Teijeiro en abril de 2015, a partir de informaciones de es.121doc.net

Más noticias sobre:

Volver