Fotografiarse durante la dieta ayuda a perder peso

A primera vista puede parecer un poco absurdo, pero si se piensa con detenimiento no lo es tanto, ya que la motivación es un factor importantísimo a la hora de mantener una dieta. La realidad es que, sobre todo en el caso de las mujeres, lo que más motiva es la estética. Y esta se aprecia mejor con una foto que con cifras que indiquen la evolución del peso. Por si esto fuera poco, sacarnos una foto semanal no cuesta dinero ni esfuerzo, así que será una ayuda bien recibida.

Lo anterior ha sido corroborado por un estudio, base de la tesis doctoral de Isaac Elías Kuzmar Daza, de la Universidad de Alicante. Dicha tesis ha sido dirigida por María Mercedes Rizo Baeza, profesora de la Facultad de Ciencias de la Salud en dicha universidad, y Ernesto Cortés-Castell, profesor del Departamento de Farmacología, Pediatría y Química Orgánica de la Universidad Miguel Hernández.

Los datos que han servido de base al estudio comentado más arriba fueron tomados durante tratamientos de obesidad realizados en Barranquilla (Colombia) durante 16 semanas a 271 pacientes, de los que la mayoría (el 86%) eran mujeres. El intervalo de edad de los voluntarios era muy amplio, ya que abarcaba desde los 16 a los 72 años. Para medir el resultado de los tratamientos se utilizó el IMC (Índice de Masa Corporal, que es el peso en kilos dividido por la altura en metros al cuadrado) y el índice de cintura – cadera.

Se diseñó para cada paciente una dieta personalizada hipocalórica, teniendo en cuenta sus preferencias gastronómicas. Y, como elemento de motivación, se hizo una foto semanal a muchos de los pacientes. Los resultados fueron muy positivos, ya que solo un 10% abandonó la dieta y, del 90% restante, un 71% tuvo éxito en ella y un 29% fracasó en su empeño. Además de estas interesantes cifras, el estudio deparó otras conclusiones muy llamativas.

Con respecto al motivo por el que acudieron a consulta, resultó que en el caso de las mujeres predominaba la estética, mientras que para los hombres era la salud lo más importante. Y pudo comprobarse también que, sobre todo las mujeres, respondían mejor a la dieta y perdían más peso quienes podían ver la evolución de su línea en las fotos que se tomaban semanalmente de su cuerpo.

Otra conclusión que no tiene desperdicio fue la comparación entre los resultados de la consulta presencial (un 50% de los voluntarios) respecto a la consulta telefónica (el otro 50%). Quizá pueda parecer sorprendente, pero la realidad fue que ambos grupos consiguieron los mismos resultados, con lo que quedaría probada la eficiencia de las consultas no presenciales.

Más noticias sobre:

Volver